14/3/11

Jeff Wall

Parecen fotografías de situaciones y personas cotidianas, tomas espontáneas en el momento justo y necesario, pero no. Cada toma está minuciosamente planeada y cada uno de sus elementos tiene el color, la posición, el tamaño, el gesto, el movimiento, perfectos. Fotografías que se exponen montadas sobre cajas de luz, como si fueran anuncios en las paradas de camiones y tienen la dosis perfecta de ironía para ser una acertada crítica social o una ingeniosa reinvención de obras de arte clásicas. Así es el fotoconceptualismo de Jeff Wall, "una mímesis de los efectos del cine y la pintura", como él dice.