21/2/11

Exit Through the Gift Shop, y el menosprecio del arte contemporáneo.


En mi repentino impulso por ver todo lo nominado a los premios de la Academia de este año, que por cierto, no he logrado, me encontré con Exit Throug the Gift Shop, documental dirigido por Banksy y que está entre los nominados a lo mejor de ese género.
Algo sabía ya de Banksy, aquel artista urbano famoso por mantener en secreto su identidad y dejar su marca con esténciles, graffitis y demás obras en las paredes del mundo y del MoMA (ilegalmente, claro está), y pensé que este documental sería un acercamiento a su trabajo, o bien un vistazo al fascinante mundo del arte urbano. Descubrí que es ambas cosas, pero también una excelente y muy acertada exposición y crítica del arte actual.
A través del ejemplo de Thierry Guetta (ahora llámase Mr. Brainwash), aficionado de la cámara de video que por azares del destino cae en el mundo del arte urbano primero filmando y luego produciendo, Banksy cuestiona ese "arte" que sin previos conocimientos se empieza a producir, promocionar, vender y hasta aceptar como si fuera de un artista consagrado.
No se trata de menospreciar el talento de Thierry, pero como Banksy acertadamente dice: "a la mayoría de los artistas les lleva años desarrollar su estilo." y en la muy, muy extensa obra de Mr. Brainwash es difícil hablar de un estilo, es más bien un hervidero de ideas y conceptos malentendidos que gestaron un prematuro éxito, probablemente merecido a su debido tiempo, cuando el proceso de experimentación hubiese terminado, pero ciertamente fuera de tiempo.
Otra situación digna de analizar es la aceptación por parte del público (ignoro la de los críticos), que el artista tuvo. Se dice que todo es cuestión de actitud, pues oh sí, funciona y parece que promocionar una exposición como la gran maravilla es lo mejor para llenar de asistentes el lugar, y una frase aprobatoria de un personaje importante en el oficio es suficiente para que esos asistentes pronuncien aprobaciones propias. No es que ser o no comercial rebaje el arte, lo curioso de esto es la capacidad (o falta de capacidad) crítica del público y eso da razón y fundamento a esos comentarios tan comunes de que actualmente cualquier cosa puede ser arte y cualquiera puede ser artista.
El arte contemporáneo suele ser polémico, siempre hay fans de lo académico que no conciben una estética diferente y habemos otros que amamos las ideas y el ingenio. Así como hay gente que no da un centavo por arte como el objetual o el urbano, hay también quienes lo tienen en alta estima, realmente es relativo y depende del gusto de cada quién, pero adentrarse un poco en el arte contemporáneo, en el urbano, como hace particularmente este documental es darse cuenta de que como en todo, hay aficionados y profesionales, y el arte urbano está vivo y es tan docto como cualquier otro.